Cuestiones generales

Veamos algunas cuestiones de tipo general que conviene tener en cuenta cuando actuamos como generadores de contenidos para una plataforma como Moodle. No obstante, en muchos casos, las cuestiones que describamos podrán ser generalizables a otros contextos de producción.

Icono IDevice Destacamos
Equilibrio técnico-didáctico: Normalmente, cuando pretendemos realizar contenidos didácticos en entornos tecnológicos, casi siempre abordamos la situación intentando dominar ampliamente las herramientas informáticas en cuestión. Y es también bastante habitual un derroche excesivo de esfuerzos en estas tareas, que nos llevan a una mala utilización posterior de lo aprendido. Es mejor, en la mayoría de los casos, intentar sacar provecho a herramientas simples que manejar muy bien elementos técnicos que luego usamos para presentar contenidos pobres.

Luego no estaría mal comenzar por tener una idea de qué es lo que queremos hacer para analizar cuál de las herramientas de Moodle es la que más me puede ayudar en mis propósitos.

Normalmente actuamos de forma distinta: intentamos desmenuzar toda la parafernalia técnica de las herramientas antes de ponernos a pensar cómo usarlas; y suele ocurrir que llegados a esta fase estamos cansados y no creamos nada productivo para nuestros alumnos.

Icono IDevice Destacamos
¿Está ya hecho?: Otro de los errores en los que solemos incurrir, es intentar elaborar materiales que ya están hechos. Esto también supone un consumo de energías que podrían ser invertidas en otras cuestiones.

Por ejemplo, enlazar un par de páginas temáticas desde Moodle, crear un foro donde nuestros alumnos expresen sus conclusiones sobre algo que se les pida y poder calificarles sus aportaciones (que luego podrán ser recuperadas en una hoja de cálculo), es una tarea que no nos debe de llevar más de cinco minutos. Por el contrario, reproducir en formato digital una unidad de nuestro libro de texto es un esfuerzo de muchas horas que quizás no tenga sentido realizar.

Icono IDevice Destacamos
Formatos: Otra de las cuestiones que se nos pueden plantear es el formato más adecuado para publicar en Moodle nuestros contenidos propios. En primer lugar debes saber que Moodle permite la incorporación de cualquier formato de archivos; no obstante, siempre debes tener en cuenta dos cuestiones:

¿Serán capaz de visualizar mis alumnos o usuarios los formatos que se les ofrecen?
Y no debemos de olvidar que la formación mediada por Internet precisa de formatos o archivos que no pesen demasiado. Por ejemplo, los que disponemos de conexión de banda ancha tenemos que pensar en que muchos de nuestros alumnos disponen de conexiones más lentas, y por tanto el acceso a la información se les puede hacer interminable.

Además, Moodle, dispone de un editor HTML que nos permite crear directamente documentos sobre la plataforma. Este recurso es bastante cómodo pero sólo debería ser usado para contenidos no demasiado complejos o estructurados. Si pretendemos la elaboración de materiales de cierta complejidad resultará más conveniente desarrollarlos en nuestros equipos personales para luego ser subidos a la plataforma de manera inmediata.

Aníbal de la Torre - 2005